01 Noviembre 2018

Blog Image: 

SEMBLANZA A LUISAO

Luisao, vivaz, entusiasta, valiente, soñador. Un joven de 16 años que nos retó, que nos hizo repensar nuestras prácticas pedagógicas, pues no siempre fue fácil llegar a él. Atento a lo que sucedía en el Semillero de Liderazgo, de repente salía del salón y te increpaba frente a temas de perdón y reconciliación. Escuchar a los demás también le venía difícil, sin embargo, poco a poco empezó a hacerlo, sin juzgar, sin críticas, sin burlas.

Cada encuentro nos permitió conocerle, nos acercó, nos cambió. Ya éramos camino, ya éramos destino, Luisao se convertía en uno de los más representativos líderes del grupo, convertido en el gran consejero de niños, niñas y jóvenes de la Institución Educativa Nueva Visión de Honduras, donde cursaba su último año.

Hoy, consternados y rabiosos, porque la muerte toca a nuestra puerta para enseñarnos que somos minúsculas partículas de un todo que en algún momento deben trascender. Hoy, nos sentimos consternados y rabiosos mirando de frente a esa realidad fría e inevitable que nos ha arrebatado a Luisao. Hoy, los niños y las niñas, los jóvenes, los adultos que le conocimos en este proceso de los Semilleros de Liderazgo, lloramos su partida, pero nos quedamos con él, vivo en nuestros corazones, y continuaremos sin reparos, sin dudar el camino trazado, el andado, el soñado. Estamos seguros que en nosotros queda su entusiasmo, su sonrisa amplia y contagiosa, su perseverancia y su manera de servir a los demás.

Le llevaremos presente, porque la muerte no será suficiente para olvidarle.

Fundación Tierra de Paz y Terre des Hommes Suisse

ABOUT AUTHOR

Leave a Comment